Archivo de febrero 2011


feb 28 2011

Hoy celebramos el 25 Aniversario…

General - 3 años atrás -

Hace un par de meses nos reunimos en Salamanca para celebrar el 25 Aniversario de nuestra licenciatura. Experiencias como éstas te van recordando que el tiempo pasa de manera inexorable, sin prisa pero sin pausa.  Hace varios años celebré juntos muchos compañeros y amigos los 25 años desde que  terminamos la extinta y añorada E.G.B., en el Colegio Salesiano María Auxiliadora, en Deusto, Bilbao. Amigos a los que no veía desde hacía casi toda una vida, sí, pero que a los 10 minutos tenía la sensación de no haberme separado nunca de ellos. De los mejores días de mi vida, sin ninguna duda.  Con 14 años la vida nos marcó un rumbo distinto a cada uno, pero algunos de mis mejores amigos se encuentran en ese grupo. Fue la inaguración de una serie de celebraciones que se van sucediendo casi sin solución de continuidad.  Le siguieron los 25 años del bachillerato… y ahora los 25 años de la licenciatura.

En todas estas reuniones se choca uno de frente con ese pasado  de buenos ratos, risas, despreocupaciones, confidencias…y esfuerzo, estudio, agobios, nervios…que hoy, adulcorados y suavizados por el paso del tiempo también son recordados con nostalgia. Se sufre una especie de feed-back en el que aquella amistad inquebrantable que te unía a algunos compañeros de clase, y que los años, la distancia, y los distintos senderos que cada uno escoje en la vida van adormeciendo, y en un rato reverdecen y se renuevan, quizas, para recuperar unos amigos que no se tenían que haber ido nunca.

Mis recuerdos para todos ellos,a mis compañeros y amigos de la facultad, a Neni, a Corchero, a Juancar, a Trini, a Candi, a Rábago,a  Cheli, a Josito,a  Angel, a  Harry.. y a  Cristina. A  Alcazar y a Oteo, mil gracias a todos.  Al Dr. Gabriel Martín, Gabi, que compartimos clase durante 6 años en la carrera y ahora  me da paz y tranquilidad  con su profesionalidad y buenhacer con excelente anestesista  todos los días, desde hace más de 12 años.  A  los profesores que marcaron mi vida en esa época, al Dr. D. Alejandro Perez,  cirujano de referencia en Salamanca, ya  jubilado, que me inoculó el veneno de la cirugía, al Dr. D. Agapito Nuñez, cirujano plástico con mayúsculas, que un día me dijo: tú..por ahí, y por ahí fuí, y a los que no están pero están: gracias Dr. Armijo.

Se   acercan las bodas de plata, me queda poco, y después…,  no sé, pero esperar a empezar el ciclo  de celebraciones,  otra vez,  pero con el 50…,  mejor celebremos de  5 en 5,  por si acaso.


feb 21 2011

¿Las prótesis de mama son para siempre?

Opinión - 3 años atrás -

Una pregunta recurrente en la consulta es sobre las protesis de mama y si hay que cambiarlas. Hay mucha desinformación y mucha leyenda urbana entorno a las protesis mamarias. La más popular y repetida es     que  pueden explotar si viajas en  avión .

La presurización de la cabina  del  avión no es que salvaguarde las prótesis, es que nos permite respirar y vivir. Si un avión se despresuriza, seguro que lo menos importante es qué pasa con las protesis de mama, que dicho sea de paso, no pasas nada.

De las siguientes preguntas más frecuentes que nos hacen es: ¿Cuándo hay que cambiar las prótesis de mama?  Depende de la prótesis.

Las antiguas, rellenas de aceite de silicona,  tienen una cohesividad parecida al agua, y la  pared, con una sola capa, se arrugan y ese roce acaba desgastando el envoltorio, provocando  la aparición de algún poro que deja salir parte de ese contenido semiliquido, que irrita la pared de la cápsula que ha formado nuestro cuerpo, endureciendose como respuesta a dicha agresión y por lo tanto tocamos la mama muy dura. Se ha encapsulado.

Si no le ponemos remedio, cambiando las prótesis, puede incluso romper esa cápsula y emigrar a otros tejidos, formando bultos de silicona,  que son molestos y hay que eliminar.

No es infrecuente atender en la consulta a pacientes operadas hace 15 ó 20 años, con ambas mamas muy duras “desde hace mucho” y que no es más que las protesis antiguas, que están rotas, y es preciso retirarlas, limpiar los tejidos adyacentes y colocar unas prótesis de última generación, multicapas de gel cohesivo.

Para evitar este problema, con las prótesis antiguas se recomendaban cambiarlas sobre los 10 años, que es cuando empezaba a aparecer el problema de algun poro en la pared.

Hoy este problema no debería de existir, porque las prótesis modernas son de gel de silicona cohesivo y la pared está compuesta de varias capas. ¿ Que ventajas tiene esto?  La de las capas en la pared, no precisa explicación. Más capas, menos riesgo de ruptura por desgaste. Pero realmente el avance fundamental está en el contenido. La cohesividad de la silicona significa que el gel se comporta como una unidad sólida en lugar de como un líquido. Es como goma, no se puede deformar incluso aunque lo cortes ,y no puede emigrar fuera del envoltorio de la prótesis,  a la vez que mantiene la consistencia natural propia de un tejido mamario real. Por eso se dice que son para toda la vida.

Pero el problema existe porque muchos cirujanos siguen utilizando, y mucho, las prótesis antiguas. ¿Por qué? . Primero porque el Ministerio de Sanidad no ha prohibido las prótesis antiguas. Segundo, los fabricantes, al no estar prohibidas, las siguen fabricando y comercializando, a menos de la mitad de precio que las prótesis de última generación multicapas de gel cohesivo. Y en tercer lugar,  porque a menor coste de las prótesis, mayor beneficio. Las consecuencias de todo esto son también varias. Primero para el paciente, con una prótesis de peor calidad que en el mejor de los casos le va a llevar a quirófano para cambiarlas en unos años, y segundo para los cirujanos plásticos, porque cuando hay un problema no se distinguen entre los de buen o malhacer. La consecuencias las pagamos todos.

La calidad de las prótesis de mama de última generación, así como las distintas opciones en forma, tamaño, altura, anchura y proyección de las mismas, nos permiten  , hoy en día,  realizar aumentos de mama personalizados en cada paciente, donde ya no es cuestión, como antes, sólo de dar volumen, sino de armonizar los pechos con el torax y con el resto del cuerpo dando sensación de equilibrio y belleza.

Creo firmemente que se ha llegado al techo en cuanto a calidad y desarrollo de las protesis de mama para el aumento mamario. No esperemos ninguna revolución más en este campo. Es más, no la necesitamos. Pero siempre hay un más allá en cada procedimiento que realizamos. Y tengo el convencimiento que el futuro del aumento mamario a medio-largo plazo  no estará en unas nuevas prótesis distintas a las actuales, sino en el aumento mamario mediante grasa enriquecida con células madre de la propia paciente…

Ese futuro ya lo estamos esperando…cuando llege que nos encuentre preparados.


feb 15 2011

El éxito en cirugía estética? Hay que saber decir NO.

Opinión - 3 años atrás -

Cuando un paciente decide acudir a un cirujano plástico para solucionar un problema de su cuerpo es porque le está provocando un disconfort que afecta a la confianza en sí mismo y a su relación con los demás.

Si estas premisas no se cumplen el especialista tiene que ser lo suficientemente honesto para aconsejar al paciente que no debe operarse. Todos tenemos partes de nuestro cuerpo que serían susceptibles de mejora ,  pero no por ello  debemos someternos a una intervención quirúrgica.

Primero tiene que haber una indicación real de la intervención quirúrgica. El problema a solucionar tiene que ser objetivo y ser susceptible de mejora con las técnicas que a día de hoy manejamos en nuestra especialidad. Si el problema sólo existe en la cabeza de nuestro paciente hay que decir NO.

Si el problema es tan pequeño que pueda haber dudas a los meses de la cirugía si está corregido o no, hay que decir NO.

Y si el problema es real pero no existen soluciones a día de hoy para eliminarlo, pues hay que decir de nuevo NO.

Uno valora que quien dá ese primer paso de acudir a una primera consulta es que tiene  una gran motivación para solucionar su “problema”, pero no basta con eso. En la primera consulta el especialista tiene que comprobarlo. Quizas la motivación viene por agradar a su pareja, pero uno no se opera por nadie ni debería dejar de operarse por nadie. Si un especialista no tiene claro las motivaciones que empujan al paciente a la cirugía hay que decir NO.

En una primera visita la información debe ser veraz y clara, y la comunicación con el paciente fluida en ambas direcciones. El paciente nos explica a qué desea obtener de   la intervención y nosotros hacerle ver hasta dónde podemos ayudarle.   La medicina y cirugía no es una ciencia exacta, y el cuerpo de cada paciente reacciona de una manera diferente. Debe entender que con una técnica quirúrgica bien indicada y bien ejecutada  , el resultado puede no ser satisfactorio y que quizás necesite un segundo procedimiento para alcanzar el objetivo deseado. Debe entender cómo va  a ser el procedimiento.

Cada vez las técnicas són menos agresivas, los postoperatorios menos dolorosos y la recuperación más rápida, pero el resultado no se ve de un día para otro, puede llevar meses e incluso las cicatrices pueden tardar más de un año en evolucionar, por lo que el paciente tiene que estar preparado para sobrellevar todos estos cambios y tener paciencia.  También sería muy aconsejable que el paciente fuera emocionalmente estable. La motivación para operarnos y la valoración de un resultado puede variar completamente según la situación personal que estemos viviendo. Después de una ruptura  familiar, o si atravesamos por turbulencias en nuestra relación afectiva con otras personas,  parece que hay que cambiar muchas cosas que antes sí nos parecía que estaban bien, y si esa situación se vive después de la cirugía pues puede uno llegar a pensar que el resultado de la cirugía no ha sido tan bueno como pensabamos hace algunos meses.  Si las expectativas del paciente no son reales en cuanto al resultado o al tiempo de evolución hay que decir NO.

Si uno no sabe decir no…las posibilidades de exito disminuyen, las posibilides de que la paciente se desilusione con el resultado aumentan… y no podemos olvidar que nuestra carrera profesional,  evaluada en el tiempo,  sólo nos la reconocen nuestro entorno profesional, que nos ve en el día a día, y nuestros compañeros de profesión que saben reconocer un bagaje profesional en años. Que está muy bien, pero uno quiere el reconocimiento de los pacientes, y eso es aquí y ahora, sin más oportunidades, y según la historia uno puede ser angel o demonio, el mejor del mundo o el peor de los patanes, y eso por no saber explicar al paciente la cirugía, que puede ocurrir una cicatrización anómala, o  una contractura muscular que no deja descender una prótesis de mama…

Si todo lo anterior se cumple, el especialista da su visto bueno a la intervención quirúrgica y entras en la terna con otros especialistas a los que el paciente debe de haber visitado y le han dado también su visto bueno. El paciente debe elegir cirujano plástico entre varios visitados, con opiniones y formas de trabajar distintas. Si uno es el elegido…estupendo y hacia delante. Pero nada es definitivo todavía. Queda el filtro del siguiente especialista. Previamente a la intervención el anestesista valorará la historia clínica, y conforme a su situación actual pedirá unas pruebas médicas que le le garanticen que el paciente se encuentra en el momento óptimo para someterse a una cirugía, que no olvidemos, es completamente prescindible, una cirugía estética que no es necesaria, que son pacientes sanos previos a la intervención y que por lo tanto el riesgo siempre tiene que ser el mínimo para este tipo de intervenciones. Si eso no se cumple, el anestesista tiene que decir NO.

Si todo esto se cumple…bienvenido a mi consulta, y bienvenido a mi quirófano.