Cirujía Mini-invasiva

El paso de los años, la alimentación, los hábitos diarios nos van desgastando, provocando la pérdida del contorno facial, nos acentúan los surcos nasogenianos y aparecen las primeras arrugas. En los primeros años, antes de que exista indicación quirúrgica del lifting facial, se pueden tratar estos pequeños cambios mediante injertos de grasa propia.

Mediante una pequeña intervención quirúrgica se obtiene grasa del abdomen y con ella se puede remodelar la cara, aumentando los pómulos, el menton, redefiniendo el perfil facial y disimular los surcos nasogenianos y las arrugas peribucales. No precisa ingreso hospitalario, no deja cicatrices y permite la incorporación a su vida habitual en 24 horas.

estancia madrid